Aceites Olivar del Valle, S.L. es fruto de nuestra tierra y del valor de buscar la calidad y la excelencia en todo nuestro hacer. En el año 2002-2003 animados por la excelente calidad del aceite obtenido de las diferentes variedades de olivos cultivados en la finca Olivar del Valle, situada en Bolaños de Calatrava (Ciudad Real), decidimos ampliar nuestra actividad agrícola construyendo una moderna almazara para la obtención de nuestro propio aceite, siendo la cosecha 2003-2004 la que nos permitió ofrecer las primicias de nuestra producción.

 

Todos los productos de Aceites Olivar del Valle, S.L. cumplen rigurosamente la normativa comunitaria y española respecto a los aceites clasificados como Aceite de Oliva Virgen Extra. Pero más allá del cumplimento de la normativa, los propietarios y el equipo de profesionales que formamos el capital humano de Olivar del Valle, buscamos, a través de nuestros aceites, el compromiso total entre el respeto al medio ambiente y la preservación de la naturaleza, así como ofrecerle un producto de la máxima calidad.  

 

 

 


Objetivo empresarial:

 

Nuestra empresa se dedica a la producción, elaboración y envasado de Aceites de Oliva Virgen Extra de primera calidad, desde la producción de las aceitunas, hasta su transformación en Aceite de Oliva Virgen Extra.

 

Cuidamos esmeradamente todos los procesos para la obtención de unos aceites afrutados que convencen a los catadores y profesionales más expertos del sector. Tenemos producción y elaboración propia en las variedades Arbequina, Cornicabra, Picual, HojiblancaKoroneki.


La finca

 

La finca Olivar del Valle, situada a caballo entre los términos  de Bolaños de Calatrava y Moral de Calatrava, tiene una superficie aproximada de 700 Ha. destinadas al cultivo del cereal, viña y  olivar, siendo este último el más extendido en la finca.

 

Sus olivos, esmeradamente cultivados, forman un bello paisaje. Los nombres de las diferentes partidas evocan el pasado: el Olivar Grande, el Americano, el Cerro del Tesoro, el Guijo, los Calares, Palomitas, Cesáreo, etc.

 

Entre olivos centenarios, cuya variedad predominante es la Cornicabra, se encuentran hermosos árboles de Arbequina.

 

Durante la última década del pasado siglo, se plantaron 20 Ha de Picual, 20 Ha de Arbequina y 4 Ha de Hojiblanca, todas ellas cultivadas con prácticas no lesivas para el medio ambiente y cuidando de forma esmerada la salud del árbol y del fruto, con productos naturales, no contaminantes y libres de componentes de carácter residual.