Elaboración

 

En Olivar del Valle, el fruto se recoge de forma manual y mecánica, respetando al máximo el olivo, trasladándose inmediatamente a la almazara, donde se lava cuidadosamente. Siempre se procede a su molturación el mismo día de la recolección.


La rapidez del proceso unida a la extracción a bajas  temperaturas permite obtener unos aceites afrutados, de baja acidez, con un alto nivel de vitaminas y polifenoles. Unos aceites que aseguran gran calidad organoléptica y que ofrecen la mejor garantía en cuanto a alimentación y salud.

 

Los aspectos técnicos de la misma y que garantizan la calidad del producto son los siguientes: 

  

  • Un moderno equipo de limpieza y lavado de la aceituna.
  • Almacenaje en compartimentos de baja capacidad que evitan que el propio peso de la aceituna la deteriore. 
  • Molturación en el mismo día de la recolección.
  • Proceso de batido de la pasta obtenida más prolongado de lo habitual, a fin de facilitar la obtención del aceite a la temperatura más baja posible. Aumentar el tiempo de batido permite que el aceite absorba completamente las propiedades de la oliva.
  • Control constante de la temperatura en todo el proceso, manteniéndola siempre por debajo de los 27º C.
  • Después de permanecer decantado en tinas de acero inoxidable, el aceite se almacena en una moderna bodega, con sistemas de control de temperatura, que garantizan la máxima estabilidad.
  • Nuestra almazara dispone de cámara frigorífica, donde se guarda el aceite una vez embotellado, para hacerlo llegar al consumidor con el mismo sabor y frescor del aceite recién obtenido.